Definición


"La experiencia estética es el instante en el que sujeto y objeto se encuentran: el objeto produce una reacción en el sujeto – favorable o desfavorable – que se volverá una manifestación o juicio con respecto a dicho objeto (Berenson 1966 [1948])
Esta experiencia conlleva una conexión, un vínculo, y anticipa un posible juicio de valor del objeto. Podríamos entonces decir que la experiencia estética es un fenómeno visceral, que se origina de modo automático cuando el sujeto se encuentra frente al objeto, y por lo tanto, no puede ser controlada o dirigida, sino tal vez estimulada.

El sujeto puede disponerse de manera personal, o haber sido dispuesto por el ambiente o por otros, al disfrute de una experiencia determinada, apuntando a que dicho sujeto se centre en la experiencia en sí – el objeto – y que sea consciente de las emociones que éste le produce. Sin embargo el exterior tiene escaso control sobre las emociones, que serán producto de una serie de factores, tales como la educación, la historia personal y el entorno social, y de las complejas relaciones entre éstos.
Este tipo de de experiencia es independiente a la cualidad del objeto: no tiene relación alguna con el hecho de que éste guste o disguste, con el que nos parezca bueno o malo, bello o desagradable. Se puede, entonces, hablar de una experiencia estética negativa frente a una pintura que nos produce desagrado; una experiencia sobrecogedora, como las que producen algunas películas de terror; una experiencia agradable, etc. Las definiciones que mencionan el disfrute como una característica fundamental de la experiencia estética, si bien aún son de importancia, dejan de lado un universo sumamente amplio de afectos involucrados en la relación sujeto-objeto y, por lo tanto, emiten análisis parciales de la misma."
[Fuente: Dreifuss Serrano, Cristina (2011) La estética (del huachafo) en la arquitectura limeña contemporánea. Università degli Studi di Roma, La Sapienza.]



Citas


"En las artes visuales el momento estético es ese instante fugaz, tan breve hasta ser casi sin tiempo, cuando el espectador es un todo con la obra de arte que está contemplando, o con la realidad de cualquier género que el espectador mismo ve en términos de arte, como son la forma y el color. Cesa de ser su propio yo ordinario, y la pintura o el edificio, estatua, paisaje o realidad estética, ya no están fuera de él. Ambos se convierten en una sola entidad: el tiempo y el espacio son abolidos. Cuando recobra la conciencia ordinaria es como si hubiera sido iniciado en misterio que iluminan, exaltan y forman. En suma, el momento estético es un momento de visión mística."

Berenson, B. (1966 [1948]) Estética e historia en las artes visuales. Segunda Edición. México D.F.: Fondo de Cultura Económica.


"Una persona está teniendo una experiencia estética a lo largo de un lapso particular si, y sólo si la mayor parte de su actividad mental durante ese lapso está unida y sintiendo placer (intenso y complejo) al estar unida a la forma y las cualidades de un objeto sensorialmente presente o imaginativamente evocado en el que la concentración primaria está concentrada."

Dickie, George (1974) "Beardsley's theory of Aesthetic Experiencie" En: Journal of Aesthetic Education, Vol 08, No 02. pp 13-23.


"Hay un elemento de pasión en toda percepción estético. Y sin embargo, cuando estamos sobrecogidos por la pasión, así como en momentos de extrema rabia, miedo, o celos, la experiencia es definitivamente no-estética. No hay relación sensible percibible entre las cualidades de la actividad que ha generado la pasión. [...] El proceso del arte en producción está relacionado con la estética [...]. Hasta que el artista esté satisfecho en su percepción con aquello que está haciendo, el continúa dando forma y volviendo a dar forma. La creación llega a su fin cuando su resultado es experimentado como bueno y esa experiencia viene no a través de mero juicio intelectual y externo, sino a través de la percepción directa. Un artista, en comparación con sus semejantes, es uno que no sólo está especialmente dotado con poderes para la ejecución, sino además con una sensibilidad inusual que también dirige sus obras y hechos."

Dewey, J. (2005) Art as Experience. New York: Penguin.


Características


  • La experiencia [estética] está centrada en el objeto, es decir, focalizada en las características de un objeto externo al yo.
  • Las cualidades son experimentadas como pertenecientes al objeto mismo y son fenomenológicamente objetivas. Esto implica liberarse, en la medida de lo posible, de cualquier otro factor - cansancio, estados de ánimo particulares, ruido.
  • Las cualidades puede pertenecer a elementos simples de la obra, tales como líneas particulares o colores, o a regiones del mismo, donde los elementos interactúan y dan lugar a cualidades de mucha mayor complejidad.
  • La experiencia estética es el entendimiento de las cualidades estéticas del objeto.
  • Desapego emocional, sumado a un compromiso intenso con el objeto.
  • La experiencia estética es cognitiva porque el entendimiento directo de las cualidades de los objetos es en sí mismo un conocimiento.
  • Uno puede tener una experiencia estética a partir de cualquier objeto (inclusive objetos naturales o artefactos) pero las obras de arte son más proclives a promover la experiencia estética al máximo grado, porque han sido diseñadas para promover (o seleccionadas por su capacidad para promover) dicha experiencia.
  • Aunque todas las personas tengan experiencias estéticas, la capacidad para tener experiencias estéticas de alta calidad requiere de formación.

Parsons, Michael (2002) "Aesthetic Experiencie and the Construction of Meanings" En: Journal of Aesthetic Education, Vol 36, No 02. pp 24-37.